23 de Julio de 2018
¿Tú qué opinas?
Artículos de opinión

Responsabilidad política y Partido Popular

Una formación política tras recibir el respaldo de los ciudadanos en las urnas tiene la obligación moral de realizar una gestión profesional de los recursos públicos de la administración correspondiente. Los políticos deben desarrollar su labor con RESPONSABILIDAD desarrollando una adecuada planificación estratégica.


El primer paso es realizar un análisis exhaustivo de las características del entorno, ya que esto nos identificará cuáles son las principales amenazas ante las que hay que protegerse y oportunidades que tratar de aprovechar. Posteriormente, habrá que analizar de modo riguroso los recursos y capacidades internos de la administración en cuestión. Con toda esa información, y alejados del oportunismo político, habrá que fijar los objetivos a cumplir, las estrategias a seguir para poder alcanzarlos y presupuestar cuanto nos supondrá el ejercicio de nuestra actividad.


Cuando el PARTIDO POPULAR alcanzó la responsabilidad del gobierno de la nación, de la región y del Ayuntamiento de Daimiel, se encontró con problemas comunes que hicieron que el objetivo principal fuese ganar credibilidad y confianza en todos los ámbitos para poder acceder de nuevo a la financiación. El objetivo no era otro y lo sigue siendo que demostrar que las instituciones que gobierna pueden retomar la SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA Y FINANCIERA que nunca debieron perder. Para ello, había que ajustar los gastos de las distintas administraciones a los ingresos (cada vez más reducidos) que generaban. Esto es, había y hay que controlar el DÉFICIT PÚBLICO, entendido este como un objetivo a medio y largo plazo.


Para cumplir ese objetivo es necesario crear las condiciones que lo posibiliten. Hace falta fortalecer la base, levantar unos sólidos cimientos y evitar medidas oportunistas que puedan mejorar transitoriamente la consecución de dicho objetivo pero perjudicarlo en el largo plazo. Así, estamos ante un fin crucial para el futuro de nuestras administraciones lo que nos obliga a realizar importantes esfuerzos durante un periodo considerable. Y para ello es fundamental la RESPONSABILIDAD de nuestros políticos y la COMPRENSIÓN y el ESFUERZO de todos los ciudadanos.


Se podría hacer un símil con la situación que atraviesan nuestros estudiantes que requieren hacer esfuerzos durante muchos años para adquirir las competencias necesarias que le posibiliten, en algún momento, acceder al mercado laboral y hacer incrementar la productividad del sistema. Este mismo esfuerzo es el que están haciendo los ciudadanos, que son los verdaderos protagonistas y sufridores del proceso de recuperación. La forma de compensar estos duros años que el pueblo está atravesando es siendo responsable y alejándose de los cantos de sirena y de las fotos fáciles que sólo buscan el voto. Si nos dejáramos llevar por ese populismo significaría que NO hemos aprendido nada, que el sufrimiento de estos años ha sido inútil y que esta travesía por el desierto podría desembocar en varias generaciones perdidas.


Para hacer un seguimiento del grado de cumplimiento del objetivo de control del déficit podríamos analizar el siguiente dato: La liquidación presupuestaria en 2011 en Castilla-La Mancha acabó con un déficit del 7,7% siendo a finales de 2012 de un 1,24%. Una reducción histórica de 6,5 puntos porcentuales en unos escasos dos años conseguida por todos y cada uno de los castellano-manchegos y con unas políticas responsables del Partido Popular en la base. Frente a esto, a finales de 2010, Elena Salgado reprobaba el importante déficit de Castilla-La Mancha y, en aquel momento, donde todos los países europeos estaban implementando importantes políticas de contención del gasto, tanto a nivel nacional como regional, las distintas administraciones socialistas hacían oídos sordos a los avisos de los principales organismos internacionales y desarrollaron una irresponsable política que acercó a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a la quiebra técnica.


Es momento de mirar al futuro, de consolidar las políticas actuales que han conseguido cambiar la tendencia negativa, para lograr durante los próximos años un crecimiento económico moderado pero consistente. Hay que dejar de mirar a las urnas y centrarse en una resolución efectiva de los problemas, y ello conllevará "enfados puntuales", "cierta reacción social", aspectos que habrá que entender y, por supuesto, respetar. Ahora, más que nunca, es imprescindible hacer un fuerte esfuerzo para EXPLICAR, el QUÉ, el CÓMO, y el POR QUÉ de cada medida que se tome en las Administraciones Públicas. Es tiempo de transparencia, es tiempo de comunicación y, sobre todo, es tiempo de RESPONSABILIDAD Y DE PARTIDO POPULAR.



Copyright: Partido Popular de Daimiel.
C/ Reyes Católicos, s/n. 13250 Daimiel. Teléfono: 926 26 00 39