24 de Abril de 2018
¿Tú qué opinas?
Artículos de opinión

La 'imagen turística' de Daimiel clave en su desarrollo

La imagen que proyecta Daimiel al exterior es uno de los principales determinantes de su número de visitantes y del interés de los inversores de ubicarse en su término. Por ello, los ciudadanos y, sobre todo los políticos, tenemos la obligación de no menoscabar dicha imagen, tratando de identificar posibles aspectos mejorables...

En un contexto donde el turismo de interior ha adquirido un importante auge en los últimos años y existiendo múltiples puntos de interés en nuestro país, son muchos los aspectos utilizados por los municipios para "vender" sus diferencias entre los potenciales turistas. La imagen que el destino turístico sea capaz de trasladar ostenta un papel relevante en el proceso de toma de decisiones del turista.


Evidentemente, Daimiel posee en su término dos puntales difíciles de igualar por el resto de ofertas turísticas de interior: el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y el yacimiento arqueológico Motilla del Azuer. Además, estos dos puntos inigualables se ven complementados por un casco urbano con diferentes puntos de interés relevantes: nuestras parroquias y ermitas, nuestras plazas y parques y algunos edificios con una arquitectura especial.


Sin embargo, debemos cuidar mucho la imagen que se traslada de nuestro municipio desde los medios de comunicación y también por los visitantes que acuden a Daimiel. Por ello, los daimieleños tenemos que preservar nuestra conducta cívica, principalmente para mejorar la convivencia pero también para no dañar la imagen que se lleven dichos visitantes. Para ello, debemos cuidar la limpieza de nuestras calles y parques y jardines.


Por una parte, los políticos tenemos la responsabilidad de hacer cumplir las normativas de convivencia y concienciar de la importancia y necesidad de un comportamiento cívico adeacudo. Pero también tenemos que tener cuidado con trasladar una imagen distorsionada de nuestro municipio en aquellos actos públicos con trascendencia tanto en nuestro municipio como en su entorno.


En el Pleno del mes de mayo hemos presenciado unas denuncias públicas sobre el estado de nuestras calles en cuanto a los excrementos de los perros. Esto pone de relieve que algunos de nuestros paisanos tienen que reconducir su comportamiento. Además, se manifestó la existencia de algún ciudadano que empieza a realizar pintadas de reprobable gusto. La exposición de ambos hechos, tanto en comisiones como en plenos, debiera servir para tratar de resolver ambas situaciones. Sin embargo, se corre el riesgo de ser utilizados para intentar trasladar a los ciudadanos una imagen de Daimiel distorsionada y sesgada con unos desconocidos intereses. Actualmente, no estamos de acuerdo en la idea de que Daimiel sea un pueblo con problemas de convivencia y con una limpieza en sus calles dudosa. Entendemos que existen problemas puntuales que una vez son conocidos tratan de resolverse.


Por tanto, los políticos debiéramos ser más cautos a la hora de exponer públicamente algunos hechos, porque podríamos estar perjudicando la tan importante "imagen turística" de nuestro municipio. Así, la oposición en lugar de hacer "daño" al equipo de gobierno podría estar haciéndoselo a todos los daimieleños por la posible pérdida de visitantes al escuchar en los medios de comunicación algunas valoraciones y reflexiones realizadas por algunos ediles en el mencionado pleno.


Pero esta posible pérdida de imagen no sólo dañaría a nuestro turismo local sino que podría perjudicar la inversión externa en nuestro municipio. Cuando las empresas deciden la ubicación de su actividad empresarial valoran diferentes aspectos que podrían incidir tanto en sus costes como en sus potenciales ingresos. En esa decisión también juega un papel fundamental la imagen que se proyecte de dichos pueblos.


Por tanto, los ciudadanos debemos intentar mejorar nuestro comportamiento cívico, pero los políticos también debemos ser más responsables en el ejercicio de nuestras funciones debido a la trascendencia que tienen nuestras declaraciones. Esto no quiere decir que se "escondan" los problemas, que en todo lugar donde se produce convivencia pueden existir, sino que se identifiquen y se comuniquen para tratar de resolverlos, pero que los hechos puntuales no trasciendan como la norma habitual en el día a día de nuestro pueblo.


Entre todos debemos luchar por poner en valor la "imagen turística" de Daimiel por los beneficios potenciales que podría tener para nuestro municipio y, por tanto, para la tan ansiada creación de empleo.



Copyright: Partido Popular de Daimiel.
C/ Reyes Católicos, s/n. 13250 Daimiel. Teléfono: 926 26 00 39