21 de Enero de 2018
¿Tú qué opinas?
Artículos de opinión

Elecciones al Parlamento Europeo 2014.
La abstención: el enemigo a batir

Mariano Rajoy, presidente de España
Ampliar imágen   

El próximo mes de Mayo los ciudadanos europeos tenemos, por nuestra condición de demócratas, una nueva cita con las urnas: las elecciones al Parlamento Europeo. Puesto que cada Estado Miembro atiende a sus propias leyes electorales, las elecciones se celebrarán entre los días 22 y 25 de Mayo, siendo la del domingo 25 la fecha designada para que los españoles podamos ejercer nuestro derecho al voto, y la noche establecida para hacer público los resultados de los comicios de todos los países.


Si bien desde la adhesión de Croacia a la Unión Europea en Julio de 2013 se estableció en 766 el número de diputados de la Eurocámara, para las próximas elecciones sólo serán 751 los escaños a ocupar por los 28 Estados Miembro, siendo su reparto el establecido por el Sistema de D'Hont sobre el "principio de proporcionalidad degresiva", según el cual los países con mayor población tienen mayor representatividad en el Parlamento Europeo. Así, a España le corresponderán 54 eurodiputados, siendo el quinto país con mayor representación parlamentaria, por detrás de Alemania (96), Francia (74), Reino Unido (73) e Italia (73).
¿Qué es el Parlamento Europeo?Es el único organismo de la Unión Europea elegido directamente por sufragio universal y, junto con el Consejo Europeo, una de las principales instituciones legisladoras de la Unión, con tres funciones fundamentales: debatir y aprobar la legislación de la UE; debatir y adoptar el presupuesto de la Unión; y someter a control al resto de las instituciones europeas. Sus órganos directivos son la Presidencia, la Mesa y la Conferencia de Presidentes, siendo el primero de ellos elegido por un período renovable de dos años y medio (es decir media legislatura).
¿Cómo se elegirá al Presidente de la Comisión?Con respecto a las anteriores elecciones europeas de 2009, se han introducido dos novedades ante esta cita electoral. Una de ellas es un Parlamento Europeo (PE) con mayores poderes y responsabilidad. La otra, que por vez primera será el PE quien elegirá al Presidente de la Comisión en relación directa con el voto ciudadano, por lo que cobra especial importancia la decisión de los ciudadanos sobre quién quiere que lleve el peso político de la Unión. El procedimiento será el siguiente:

  1. Con los resultados de las elecciones europeas, los jefes de Estado o de Gobierno proponen a un candidato a Presidente, quien presenta sus directrices políticas al Parlamento.
  2. El candidato así propuesto, debe ser elegido por mayoría absoluta parlamentaria (376 votos favorables de los 751 eurodiputados). Si resulta aprobado se le considera Presidente electo; caso contrario los Estados Miembro deben proponer otro candidato.
  3. El Presidente electo y los gobiernos nacionales de la UE acuerdan una lista de candidatos para el resto de carteras de la Comisión (uno por cada país), quienes se someten a audiencias de confirmación en el Parlamento.
  4. El Presidente y el resto de comisarios son sometidos a una votación única de aprobación por parte del PE, que requiere una mayoría simple. Si el PE da su aprobación, la Comisión queda formalmente nombrada.

¿Por qué es importante la participación ciudadana?Estas próximas elecciones europeas serán unos comicios especiales marcados por una crisis económica que se ha traducido a nivel europeo en que 22 de sus países miembros hayan cambiado de gobierno desde que comenzara la crisis por el 2008.


La baja participación en estos comicios puede dar la imagen de que a nivel europeo se gobierna fuera de los intereses ciudadanos, y eso es preciso cambiarlo. Tenemos una oportunidad crucial para realizar un cambio cultural y conseguir concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de su participación en la elección de sus representantes en Europa, máxime cuando por primera vez el resultado de las urnas tiene incidencia directa con la elección del Presidente del Consejo.


Las campañas europeas no deberían cubrir los temas intrínsecamente nacionales que pudieran desviar la atención de los ciudadanos sobre la postura política de cada partido acerca de los temas más importantes, siendo necesario exponer con claridad las cuestiones positivas que conlleva nuestra pertenencia a la Unión, que ha sido siempre un lugar de grandes avances tanto en lo social como en lo económico, fruto de unos acuerdos de política comunitaria en los que España ha salido beneficiado en la mayoría de ellos.


En medio de un desencanto generalizado, está extendida la opinión social de desestimar la actividad política europea en favor de la nacional, cuando debería ser precisamente lo contrario: las políticas de consumo que afectan a los ciudadanos en su vida diaria, así como la mayoría de las decisiones sobre acuerdos que competen a España, se diseñan en el seno de la Comisión Europea y se deciden en el Parlamento Europeo. No debemos olvidar que el Parlamento Europeo es la única institución europea que representa a sus ciudadanos y, por ende, defiende sus intereses, siempre desde una perspectiva nacional. No nos engañemos, los eurodiputados españoles defienden los intereses de los ciudadanos españoles y, cuando la oportunidad lo permite, también algún interés específico regional. De ahí la importancia de la participación ciudadana y la representación de España en este organismo a través de eurodiputados en consonancia con nuestras líneas de actuación de Gobierno nacional.



Copyright: Partido Popular de Daimiel.
C/ Reyes Católicos, s/n. 13250 Daimiel. Teléfono: 926 26 00 39